Glaciares Parte2

Glaciación, término que alude a un periodo geológico caracterizado por el enfriamiento de la Tierra, durante el cual los hielos glaciares cubrieron grandes extensiones de la superficie terrestre, más allá de las regiones alpinas y polares. También se aplica a los procesos y resultados asociados a la actividad glaciar. Se tiene constancia de glaciaciones en Europa desde el precámbrico, aunque fue durante el cuaternario cuando cobraron una mayor importancia, distinguiéndose cuatro glaciaciones que responden a los nombres de Günz, Mindel, Riss y Würm. Estos periodos se intercalaron con otros más cálidos, conocidos como interglaciales. El impacto de la glaciación sobre un paisaje hoy libre de hielos, ha dependido de varios factores, como la clase de glaciar, su modo de desplazamiento, la naturaleza de los terrenos que cubrió, el número de veces que el área ha sido objeto de la glaciación y el tiempo que ha pasado desde la fusión de los hielos.

Estos periodos han afectado a la Tierra en numerosas ocasiones. Las mayores glaciaciones tuvieron lugar hace unos 950, 750 y 600 millones de años, durante el precámbrico; hace 450 millones de años, en el ordovícico; hace 280-290 millones de años, durante el pérmico; y hace unos 15 millones de años, en el mioceno. Sin embargo, la impronta de la glaciación en relación con los paisajes actuales está fundamentalmente asociada a los últimos 2 millones de años, durante el periodo geológico conocido como cuaternario.

Durante el pleistoceno (cuaternario), el clima mundial experimentó unos 20 ciclos en los que se alternaban periodos fríos o glaciales, caracterizados por la expansión de los mantos de hielo, con otros más cálidos o interglaciales, que provocaban su retroceso. El conocimiento de los ciclos glaciales e interglaciales es amplio y está basado en las mediciones de dos isótopos de oxígeno, el oxígeno 18 y el oxígeno 16, en los caparazones de antiguos foraminíferos, principalmente marinos, acumulados en el fondo oceánico, donde la sedimentación ha sido continua durante millones de años.

El último periodo glacial comenzó hace unos 120.000 años y terminó hace unos 10.000, cuando se inicia el holoceno, que llega hasta nuestros días y es considerado por los científicos como interglacial. El clima de los periodos interglaciales ha sido muy similar o, quizás, un poco más cálido que el de hoy. Es probable que los dos mayores cuerpos de hielo existentes en la Tierra, el antártico y el de Groenlandia, persistieran durante los periodos interglaciales. La principal característica de los periodos glaciales es la expansión de grandes mantos de hielo, como el laurentiano, centrado en el norte de Canadá, y el escandinavo, que cubrieron muchas áreas libres de hielos en la actualidad, como las islas Británicas.

Los glaciares cubren hoy día unos 14,9 millones de km2, casi un 10% de la superficie de la tierra. Esta proporción aumentó hasta 44,4 millones de km2, un 30% de la superficie terrestre, durante los periodos glaciales. El manto de hielo laurentiano, por ejemplo, se estima que cubrió más de 13,3 millones de km2, mientras que en el presente la cobertura glaciar ocupa 147.248 km2 en el norte de Canadá; algo parecido ocurre con el de escandinavia, con 6,7 millones de km2 y 3.810 km2, respectivamente. Además, las regiones de la tierra ocupadas por glaciares en el pasado muestran unas determinadas formas de relieve y sedimentos asociados. Los glaciares también tienen efectos indirectos sobre el paisaje; uno de los más comunes es la desviación de las corrientes fluviales en sistemas de drenaje preexistentes, como se constata en el tramo alto del río Severn, en Gran Bretaña, que una vez fue cabecera del río Trent

Abrir la barra de herramientas